12 de noviembre de 2014

Astrónomos descubren una cola en el asteroide 62412

Esta es la imagen de la cola con la que nos sorprendió el asteroide
62412 hace unos días.

Recientemente, un equipo de astrónomos descubrió un nuevo asteroide activo (el asteroide fue descubierto hace 14 años, pero se le considera 'nuevo' porque su actividad no había sido detectada hasta ahora), que muestra una cola de carácter eminentemente cometario.
Este asteroide, 62412, orbita en el Cinturón de Asteroides, entre Marte y Júpiter y fue descubierto el 28 de septiembre de 2000, por el LINEAR. Durante estos 14 años, no ha sido considerado más que un asteroide más de los cientos de miles descubiertos hasta la fecha pero, tras realizar una serie de observaciones, Scott Sheppard y Chadwick Trujillo, astrónomos de la institución americana 'Carnegie', se percataron de que este asteroide poseía una cola cuya detección  nunca antes había sido reportada; por este motivo, fue subclasificado con inmediatez como 'asteroide activo', selecto club al que sólo pertenecen 13 cuerpos menores del Cinturón Principal, incluyéndosele. 
Todavía no se conoce a ciencia cierta el porqué de esta actividad porque, debido a su naturaleza súbita, debió de producirse en un momento justo que nosotros no pudimos presenciar. Así pues, en la mayoría de casos , suele ocurrir por tres motivos: 

Una de las hipótesis podría ser la colisión con un objeto de menor tamaño.
1. Impactos de cierta magnitud con otros cuerpos del Cinturón: todos sabemos que el Cinturón de Asteroides (y más la zona en la que se halla 62412), está formado por millones, o centenares de millones de cuerpos. La órbita de uno de estos cuerpos, bastante más pequeño que 62412 y no mucho más grande que una roca de unos metros, pudo haber coincidido con la del mismo, colisionando con este y arrancando una pequeña parte de su material, principalmente en forma de polvo que formó supuestamente una larga cola a lo largo de su camino como la que observamos. Como la cola de los cometas también está compuesta por polvo (los cometas más seniles, cuyas reservas de gas han sido agotadas, poseen colas exclusivamente de polvo), este apéndice del asteroide generado por los restos de la colisión con un objeto menor, podría hacernos creer que se trata de un cometa, pues (sin serlo) su cola sería exactamente igual en apariencia y composición que la de estos. 
2.  También puede generar una cola a partir de la expulsión de materiales más allá de su núcleo: 62412 tiene la particularidad de rotar a una velocidad mucho más alta que la del resto de cuerpos, lo que acabaría conllevando que se despojase rápidamente de su contenido superficial mediante eyecciones de masa, generando una cola de materiales de apariencia cometaria.
3. También puede generar una cola por la sublimación del hielo presente en su seno, que se convertiría en vapor de agua por sublimación directa tras haber sido expuesto a la radiación solar, aunque esta hipótesis no ha sido tan aceptada en el caso de 62412.

Otra hipótesis podría ser la sublimación de su hielo. De todas formas,
se niega que sea un cometa.
Lo que hace a los astrónomos descartar que sea un cometa o un cometa extinto es que su densidad es propia de un asteroide de avanzada edad (muy alta) y no de un cometa de periodo corto (muy baja). Las sospechas de muchos astrónomos es que puede haberse debido con total seguridad a una colisión (como ocurre en la mayoría de casos en los que un asteroide muestra súbitamente una cola o coma). Independientemente de cuál sea el motivo, se continuará investigando durante las próximas semanas este asteroide para analizar todos sus cambios, su apariencia y su comportamiento para así deducir cuál es la razón de su inesperada actividad. 
Yo, personalmente, apoyo la primera hipótesis por la gran similitud entre este caso y los de muchos otros asteroides cuya repentina emisión de gases o polvo se debió a una colisión y que, 10, 15 ó 20 años después del suceso no han vuelto a mostrar más síntomas desde que ocurriese la misma. 

31 de octubre de 2014

El Cohete Antares explota en pleno despegue [Vídeo]

Todos esperábamos entre el martes y el miércoles el despegue del cohete Antares cuando llegó la hora de su despegue. Todo iba según lo previsto hasta que el vehículo espacial despegó. Con ligera zozobra subió imparable hasta que, a los 6 segundos una tremenda explosión lo sacudió, dejándolo a merced de la gravedad, que lo frenó hasta hacerlo caer tal y como había subido, desencadenando una lluvia de cascotes y una explosión todavía mayor que llegó  ensordecer a los espectadores que se encontraban observándolo a casi una decena de kilómetros, llegándose a ver a kilómetros de altura y a decenas de kilómetros de distancia.



Este suceso está siendo investigado, con el fin de que se esclarezcan las causas que desencadenaron la explosión del cohete, dado que, hasta que no se descubran y se tomen las medidas correctivas pertinentes para solucionarlo y evitar su repetición, no es seguro enviar a la ISS otro cohete Antares.

Así se vivió a distancia.

Sin duda, algo que quedó como un suceso que afortunadamente no dejó daño personal alguno, sí material, porque destrozó las instalaciones Wallops de la NASA, pero que debemos investigar para perfeccionar los lanzamientos de cara al futuro y evitar que se vuelva a repetir. Aciaga semana, como repito, para los lanzamientos espaciales.

El avión espacial SpaceShipTwo se estrella dejando un muerto y un herido grave.

Aciaga semana para los vuelos espaciales. Primero la explosión del cohete Antares y ahora la noticia que nos acaba de llegar:

El avión espacial SpaceShipTwo, fabricado por la compañía de vuelos espaciales Virgin Galactic, se ha estrellado hace poco más de una hora en el desierto de California, saldándose este trágico suceso con la muerte de su copiloto. Mejor suerte corrió el piloto quien, pese a haber resultado herido grave, continúa con vida.

Esta era la primera prueba que se realizaba desde enero, ya que con este mismo avión accidentado se pretendía comenzar a ofrecer vuelos especiales en breves.

Una noticia sin duda que lamentar y que se une a la del Antares que, a su lado, se convierte en un suceso menor. Sólo queda lamentar la muerte del copiloto y desear la pronta recuperación del piloto. Como dijo Neil DeGrasse Tyson: 'El espacio es complicado'. Descanse en paz.


Muchas veces se cree que viajar al espacio es muy sencillo, tanto como la televisión nos lo enseña. Que sólo es coger un cohete, una aeronave o un avión y llegar, pero lo bien cierto es que para que eso sea posible hay un equipo abrumador de ingenieros, físicos, científicos y controladores que trabaja para que no haya ningún error, para construirlos, para hacer los cálculos precisos para que lleguen adonde deben, para monitorizar que todo llegue como debe y solucionar los contratiempos que pudiesen suceder. No es tan sencillo como enviar una nave, aunque lo veamos así. Tan cierto como que el espacio no es una calma y una serenidad como la que las imágenes reflejan. 

El espacio es hostil, y las condiciones para viajar en él, todavía peores y, por mucho que hayamos logrado surcarlo, seguiremos siendo incapaces de controlarlo, y de controlar los imprevistos que puedan ocurrir, como la basura espacial o las condiciones físicas y climáticas que puedan hacer que nuestros aparatos se dañen, o exploten, como ocurrió hace unos días y varias veces en los últimos años. Podemos perfeccionarlos para que no ocurra, pero no podemos controlar qué ocurre u ocurrirá allá arriba. No podemos controlar la naturaleza por mucho que nos hayan enseñado lo contrario, porque, como dice -y me reitero-, Neil DeGrasse, el espacio es difícil, complicado. Es todo o nada.

Tenéis esta misma información y algún que otro detalle más sobre el suceso en la página web del portal de ciencia 'CienciaPlus' de EuropaPress: Enlace a la noticia.

Muchas gracias por todo, descanse en paz este héroe y tengan una buena noche de Halloween. Buenas noches, España, buenas tardes, América.