4 de diciembre de 2012

Visible conjunción planetaria durante estos días

Saludos, apreciados lectores, hoy os vamos a hablar de la conjunción planetaria que puede verse estos días, y que es una ocasión perfecta e idónea para que uno se inicie en la astronomía, viendo 3 planetas de una. Muy interesante, ¿os lo váis a perder?

Fotografía tomada desde Madrid, por Anne Lewis.

Durante estas semanas, desde los últimos días de noviembre hasta aproximadamente mediados de diciembre, poco antes de la salida del Sol, en torno a las 7.00 de la mañana, vamos a poder observar una conjunción planetaria, momento en el cual los planetas Mercurio, Venus y Saturno aparecerán muy cercanos entre sí en el cielo, muy brillantes, de forma que será imposible perderse. Una ocasión muy buena para observar 3 de los 8 planetas existentes, y de familiarizarse con la astronomía.


Ha sido un evento y seguirá siéndolo, mientras sea visible, hasta mediados de diciembre,  muy seguido, pues se rumoreaba que se alinearían los planetas con las pirámides egipcias de Giza, aunque esto no ocurrirá así. La foto de arriba es en cierto modo falsa, primero porque los planetas no aparecerían con un color definido, al ser simples estrellas, tampoco de tal tamaño, pues serían del tamaño de la Luna (y en realidad el único punto distinguible por tamaño de una estrella sería Venus), además, en el momento de la conjunción planetaria, los tres planetas estarán en diagonal, con una diferencia de 15 grados entre ellos. En la imagen los tres planetas no siguen un orden diagonal entre ellos y la diferencia entre ambos es menor a 5 grados. ¿Cómo se verían las pirámides de Giza? Tal que así:



En la imagen apreciamos que realmente los tres planetas estarían ordenados en una diagonal perfecta entre ellos, siendo el único destacable Venus, e incluso si dispusiéramos la imagen de manera frontal, sólo la pirámide de la izquierda tendría a Mercurio sobre su punta. Venus recaería en la punta de la segunda pirámide, bien, el alineamiento sería posible, pero Saturno recaería cerca de la punta de la pirámide mayor, y después, si dejáramos pasar el tiempo, Mercurio estaría entre la primera y la segunda pirámide, Venus entre la central y la tercera y Saturno sobre la punta de la tercera y más pequeña. El alineamiento, que no podría ser perfecto, se rompe por Saturno en todo caso. 

    Fotografía tomada por la asociación del Cel de Vinarós , en la localidad castellonense de Vinaròs.

La conjunción planetaria entre Mercurio, Venus y Saturno será visible desde las 6.45 a las 7.40 de la mañana en España desde cualquier lugar de la Península, recordemos restar 1 hora en el caso de las Islas Canarias y 4 para el caso de Argentina y Chile. El momento idóneo para observar la conjunción será de 7 a 7.30, cuando el Sol esté muy bajo y los planetas brillen en su máximo esplendor. Antes de las 7 será difícil observarlos si no se dispone de un horizonte bien despejado, y después de las 7.30, el Sol irá ganando brillo a pasos agigantados, y en pocos minutos cegará estos planetas.

Fotografía de Annette de Giovine. Si queréis saber los planetas que se verán, en qué orden y posición y su nombre, esta foto es muy buena.

 Los planetas aparecerán en el horizonte sureste, así que los podremos localizar si miramos hacia la dirección en la que sale el Sol (ya que éste sale por el Este), y a partir de ahí, desviaremos la mirada hacia nuestra derecha. Imposible de perder, ya que Venus, el astro principal de la conjunción brillará con magnitud -3.3, lo que lo convierte en el tercer astro más brillante del cielo, sólo superado por la Luna y el Sol. No tendrá pérdida, pues enseguida, aunque miremos por el sitio equivocado, aparecerá el deslumbrante Venus, el farolillo celeste, y como vemos, aparecerán en el sentido de la salida solar, en la parte iluminada del cielo en esos momentos.



Los planetas irán apareciendo tal cual rastreemos la zona, pues serán los únicos cuerpos que, a la luz del Sol, sean visibles, y eso gracias a su gran brillo. Venus será una gran bola blanquecina, un lucero imposible de perder de vista, y, pese a que está en uno de sus momentos más tenues (en oposición alcanza la magnitud -4.9), sigue siendo un astro dominante. Si disponemos de unos prismáticos podremos observarlo como una bola fulgurante, y si tenemos suerte y unos prismáticos de relativa potencia (a partir de unos 10x50), podremos observar las fases de Venus, pareciéndose a una pequeña Luna.

    Fotografía tomada por la asociación del Cel de Vinarós , en la localidad castellonense de Vinaròs.

Para localizar Saturno, el más tenue de los astros visibles en esta conjunción, de magnitud +0.86, tendremos que focalizar nuestra atención en Venus, a partir de ahí, por encima de este astro y algo a la derecha (como si partiéramos en una diagonal), encontraremos a Saturno, será muy fácil ya que su brillo no dará lugar a dudas. Si disponemos de un telescopio, podremos apreciar sus anillos, incluso si disponemos de unos prismáticos, podremos apreciar su forma elíptica y su color anaranjado, incluso podríamos llegar a distinguir sus anillos si los prismáticos y la claridad lo permiten.

Mercurio es mucho más fácil de observar, focalizando nuestra atención en Venus, hemos de buscar a Mercurio algo por debajo de Venus y a la izquierda de éste. Partiendo en diagonal hacia abajo. La conjunción será simple de observar porque los tres astros forman una diagonal perfecta. Saturno una diagonal superior derecha con Venus y Mercurio una diagonal inferior izquierda con Venus. Los astros aparecerán perfectamente alineados.



De Mercurio no podremos observar rasgo alguno, dado que es un planeta algo esquivo, jamás se separa del Sol gran cosa, pero quizá sea el planeta que más merezca la pena, dado que es muy difícil observarlo. Al ser el planeta más cercano al Sol, siempre permanece pegado a él, por lo que, con el riesgo de quedarnos ciegos, no podemos observarlo. Los mejores momentos son en elongación, cuando alcanza la mayor distancia respecto del Sol visualmente,  y mejores aún (y algo más extraños) cuando se encuentra por encima del Sol, en elongación y en conjunción, por lo que esta es la gran oportunidad de observarlo, algo que no se puede hacer todos los meses, y que a muchos -como a mí-, se nos resistía aún. Si apreciamos Mercurio con unos buenos prismáticos un telescopio lo veremos como una bola de color grisáceo.

Es la ocasión perfecta para iniciarse en la astronomía y comenzar con buen pie, observando 3 planetas, uno de ellos, Mercurio, que sólo puede observarse si se sabe bien cuándo y en qué momento hacerlo, porque es esquivo y huidizo. Cualquiera que se levante pronto podrá disfrutar del espectáculo, que nos permite adjudicarnos varios planetas y adquirir experiencia con ellos, y para algunos supondrá su primera conjunción, y sus primeros planetas, así que, puede ser la gran oportunidad para dar el paso.

¿Tenéis dudas? ¿Os ha gustado? ¿Habéis visto o vais a ver el fenómeno y queréis dar vuestra opinión? Podéis hacerlo en un comentario de Blogger o en un tweet a @Blogastronomico, ¡haceos oír! Vuestra opinión es muy importante para nosotros.

Un saludo a todos vosotros, buenas noches, aunque buenas tardes para todos aquellos que nos visitan desde América. Un saludo a todos vosotros, y disfrutad de lo que queda de día, en España atravesaremos un periodo festivo, pero no bajaremos el nivel, felices fiestas a los españoles y buenas noches a todos.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal